Masajista asiática ofrece un servicio con final feliz

15 min - 28 septiembre 2020 - 937 visitas

Después de oír hablar muy bien de esta masajista asiática, decidió ir a su consulta y relajarse con el servicio que ella ofrece a sus clientes. Lo que pasa es que mientras el tipo se desnudaba y se ponía la toalla, la tailandesa le espió y pudo ver su polla colgando, algo que fue demasiado tentador. Así que la oriental comenzó como lo hace normalmente, hasta empezar a masajear su rabo de un modo muy sensual y hasta dejárselo bien duro. Pronto su cliente captó el mensaje y al final, los dos terminaron follando como animales sobre la mesa de masajes, y acabando con un final feliz en forma de corrida en sus nalgas.