Le envían una pizza con ingrediente sorpresa

06 min - 14 septiembre 2020 - 908 visitas

Tras un rato estudiando, la joven estudiante Joseline Kelly decidió pedir una pizza ya que no tenía ganas de cocinar. Cuando abrió la puerta, se topó con un pizzero mulato y no pudo evitar pensar en lo que debía tener entre las piernas. Cuando tuvo que pagarle, en lugar de hacerlo con dinero lo que hizo la muy golfa fue agarrar su pollón y llevárselo a la boca, hasta terminar sin bragas y en el sofá cabalgando sin descanso y sin parar de gemir.